Quantcast
El tiempo en: Jaén
Sábado 13/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Almería

Detenidas 35 personas de Almería, Murcia y Málaga en registros con 15 toneladas de hachís

La investigación se inició en 2020, a raíz de tres intentos fallidos de arribada a costa de varias embarcaciones, supuestamente cargadas de hachís

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Operación 'Abfall' contra el narcotráfico.

La Guardia Civil ha detenido a 35 personas supuestamente pertenecientes a dos organizaciones criminales asentadas en las provincias de Almería y Málaga con ramificaciones en la Región de Murcia a través de 21 registros en los que se han intervenido más de 15 toneladas de hachís, embarcaciones, vehículos, armas y munición, entre otros efectos.

Según ha trasladado el Instituto Armado en una nota, la operación 'Abfall' ha permitido desmantelar ambas organizaciones asentadas en Almería y Málaga, las cuales "contaban con personal y medios altamente especializados y organizaban los envíos marítimos de grandes cantidades de hachís hasta Murcia".

Los registros dirigidos por el Juzgado de Instrucción número 3 de Cartagena han tenido lugar en las localidades de La Unión y Cartagena (Murcia), en Almería, El Ejido y Roquetas de Mar y en los municipios malagueños de Torrox y Nerja, donde se ha intervenido además del estupefaciente dos embarcaciones, 14 vehículos, cinco armas y munición, terminales telefónicos y de rastreo, más de 100.000 euros y abundante documentación.

Fruto de las investigaciones, los agentes han podido determinar que el grupo criminal asentado en la comarca murciana del Campo de Cartagena prestaba sus servicios a las organizaciones de Almería y Málaga y que, aunque diferenciadas, contaban ambas con una "gran capacidad financiera y experiencia en el narcotráfico", de modo que canalizaban sus ingresos a través de negocios legales, vinculados al ocio o la agricultura, en un intento de encubrir el origen sus ingresos.

ALIJOS EN LAS COSTAS DE CARTAGENA

La investigación se inició en 2020, a raíz de tres intentos fallidos de arribada a costa de varias embarcaciones, supuestamente cargadas de hachís, a la Bahía de Portman (Murcia). En dichos intentos, la Guardia Civil llegó a localizar en la citada playa hasta un total de 91 fardos de hachís, supuestamente fondeados intencionadamente por los narcotraficantes, que salieron a flote por un posible fallo en los sistemas de anclaje al fondo marino.

Esas tentativas de alijo, ocurridas durante varios fines de semana, pusieron a la Guardia Civil en alerta, lo que permitió que, a finales del mes de octubre se produjera la detención de nueve personas, escondidas en una zona de monte próxima a la citada bahía, donde supuestamente se mantenían ocultas a la espera de materializar la descarga de los fardos.

En el lugar, también se localizó un furgón de origen belga, con placas de matrícula falsas, con más de 3.000 litros de combustible del empleado para embarcaciones, todo lo cual resultó intervenido.

La batida realizada en la zona culminó con el hallazgo por parte de los agentes de un estratégico punto de vigilancia, rodeado de abundante vegetación, desde el que mantenían el control de cualquier acceso de vehículos a la zona. He dicho lugar, los agentes hallaron un machete de grandes dimensiones y un teléfono móvil enterrado, cuyo posterior análisis resultó clave para la investigación.

Continuando con las investigaciones, se pudo concretar la existencia de un entramado criminal asentado en la Región de Murcia, que daba cobertura a dos experimentados grupos criminales, a los que facilitaban la logística y los medios necesarios para la entrada del hachís por vía marítima.

Por tal motivo, los agentes establecieron un dispositivo de seguimiento e identificación de cada uno de los miembros de las organizaciones criminales asentadas en las provincias de Almería, Málaga y Murcia. De forma escalonada y hasta fechas recientes, se ha llevado a cabo la detención de 35 personas.

UNA VIDA "DE LUJO"

Los principales 'cabecillas' de las organizaciones desmanteladas tenían un "alto poder adquisitivo, tanto en su vida privada, con la posesión de vehículos y bienes de lujo, así como en la poderosa infraestructura delincuencial dotada de sofisticados medios tecnológicos empleados para facilitar su actividad ilícita", según la investigación.

Las organizaciones estaban completamente jerarquizadas, de modo que cada miembro desarrollaba su tarea, sometido a una "férrea disciplina", que se iniciaba con la obtención del hachís en Marruecos y su traslado a las costas andaluzas.

La operación ha sido desarrollada por especialistas en Delincuencia Organizada Antidroga (EDOA), de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Murcia, y del OCON-SUR Almería y ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Cartagena (Murcia).

TE RECOMENDAMOS