Quantcast
El tiempo en: Jaén
Sábado 21/05/2022  

Una feminista en la cocina

Erecciones continuadas

Pero ya les digo que es difícil como aguantar una erección más de cuatro horas

Publicado: 19/11/2021 ·
09:25
· Actualizado: 19/11/2021 · 09:44
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Autor

Ana Isabel Espinosa

Ana Isabel Espinosa es escritora y columnista. Premio Unicaja de Periodismo. Premio Barcarola de Relato, de Novela Baltasar Porcel.

Una feminista en la cocina

La autora se define a sí misma en su espacio:

VISITAR BLOG

Relaciones sexuales.

Mi hija está estudiando la Historia de Roma, por aquello del latín que se sigue dando en Secundaria. No me miren con mala cara, no soy adepta a esta causa a pesar de haberme hecho eco de esta asignatura para dejar atrás Matemáticas. Con mi hija, a pesar de irse para Letras, intenté que cogiera otra asignatura que le diera más proyección de futuro. (Perdónenme los profes de latín,  pero lo veo muy crudo el poder vivir de ella). Lo cierto es que al final por programaciones, no sé qué curriculares y otras moñas, acabó dando latín. Ayer fue el primer examen de la Historia de los que declinaban el idioma. Y he aquí que escuchándola estudiar, reconozco al querido Príamo de la guerra de Troya que tenía más hijos que ganado, porque andaba ereccionado todo el día. Este mismo Príamo fue el artífice principal de la dinastía romana de Rómulo y Remo, gracias a su hija Creusa casada con Eneas.

No sé a ustedes, supongo que no, pero a mí las historias antiguas, los héroes y dioses muy paganos me ponían igual que a los que siguen los realitys de polvo y edredón. Lo cierto es que mi hija se pegó un panzón de estudiar (como toca), mientras yo a su lado intentaba relajarme hincando el ganchillo en la labor. Todo muy bucólico, si no tenemos en cuenta que en los próximos cursos quizás mi hija se vea obligada a hacer traducciones, a saber cómo cruzó el Rubicón Julio Cesar, o a preguntarse para qué le sirve tanto latín en un mundo de IA, móviles y tecnologías varias. Es cierto que el coche de “El Quinto elemento” aún no existe. No como tal. Están los drones de pasajeros con programas automatizados, pero dan tanto miedo como los diccionarios de latín apilados en una estantería de casa. Los programas académicos, los vaivenes políticos con la Educación  o  las transferencia a las CCAA no hacen más que marearnos la perdiz a los sufridos padres y a los más aun torturados estudiantes que no saben ni lo que quieren la mayor parte de las veces. Intento que mis hijos no lleguen a la Selectividad como yo por descartes (nada que ver con el filósofo) sino por gustarte hasta la saciedad lo que vas a hacer de tu futuro. Pero ya les digo que es difícil como aguantar una erección más de cuatro horas. El Priapismo es una enfermedad, aunque en la antigua Grecia al arte de tener tantos hijos- y mantener el pene como banderín festivo -les pareciera una bicoca digna de referencia epistolar.

TE RECOMENDAMOS