El tiempo en: Jaén
Miércoles 19/06/2024  

Churro Hunting

Puntualmente cada viernes, sin excepción, se produce el encuentro. No varía ni el sitio ni la excusa que a todos los reúne. Siempre en el Kiosko del Parque de La Victoria y con una rosca, o dos, o tres – las que sean precisas- de churros. Como si de un ritual se tratase, todos los viernes un grupo de monteros se juntan a desayunar churros y hablar de caza. Comenzaron siendo tres o cuatro pero la adhesión a la causa ha ido en aumento y cada vez son más. Se corrió la voz y aquello se ha acabado convirtiendo en una especie de sanedrín fácil de reconocer a distancia pues no pasan inadvertidos cada vez que uno de ellos simula un lance y hace como que se encara el rifle.  Son los “Churro Hunting”, pero para mí una auténtica escuela de caza a pie de calle. Una junta de monteros improvisada en pleno centro de Jaén y en ella, varios de mis maestros con quienes de pequeño aprendí – y sigo aprendiendo- montería tras montería.


  Son monteros todos ellos, pero también los hay que se apasionan por la caza de montaña, la menor y los perros. Caben todas las prácticas cinegéticas posibles. Hacen de este desayuno la antesala al fin de semana. En plena temporada se intensifica, de octubre a febrero y más de uno acude a los churros casi como el que está a punto de irse al puesto. Vestido de verde de la cabeza a los pies. Este viernes el desayuno se prolongará porque llega Ibercaza, la Feria de la Caza, Pesca y Naturaleza que se celebra anualmente en Ifeja. Una cita que se hace necesaria y que Jaén debe potenciar. Conozco varias de las ferias del sector que se celebran a nivel nacional y con diferencia Ibercaza está entre las mejores.


  Todos los “Churro Hunting” se concentrarán allí. Y toda la gente que en esta provincia siente pasión por el campo y la caza. Algunos como afición y otros tantos como modo de vida porque no olvidemos los muchos puestos de trabajo que la caza genera. Directos o indirectos.  En ese sentido, un oscuro panorama se cierne sobre las rehalas, la forma quizás más primitiva y auténtica de practicar la caza mayor, a quienes se pretende imponer una exigencias económicas fuera de toda lógica, para quienes simple y llanamente quieren practicar la caza de una forma sin duda romática y enormemente costosa por los altos gastos que requiere, y que solamente proporciona el beneficio de la satisfacción de ver a tus perros en un buen agarre. Mi apoyo total a las rehalas, porque sin rehalas no hay montería.
  Un tema polémico que seguramente será epicentro de muchas conversaciones este fin de semana en Ifeja, en la sierra en la berrea y en las juntas cuando la temporada comience dentro de unas semanas y tras la Salve a la Virgen de la Cabeza, impacientes todos piensen lo mismo: ya deberíamos estar puestos.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN