Quantcast
El tiempo en: Jaén
Lunes 23/05/2022  

Cádiz

Alberto Campo Baeza ofrece a Cádiz el Premio Nacional de Arquitectura

La ministra Raquel Sánchez destaca la sencillez, libertad y coherencia de su dilatada trayectoria

Publicidad Ai Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • La ministra Raquel Sánchez y el premiado, Campo Baeza.

Alberto Campo Baeza no dedicó ni una sola palabra a su obra en su intervención de agradecimiento tras recoger el Premio Nacional de Arquitectura 2020 en el Oratorio de San Felipe Neri.

El discurso de Campo Baeza giró, desde su principio al fin, en torno a la importancia de la ciudad de Cádiz en su vida.

El galardonado rememoró su infancia en el colegio, con los marianistas, junto a la iglesia donde se celebró la ceremonia, y recordó a sus padres, especialmente a “don Juvencio”, un “cirujano excepcional que fue médico de los pobres y de los obispos” en Cádiz, “ciudad romana” por gracia del emperador Augusto. Con su padre, aquí, en la localidad, en la cripta de San Francisco, reposará, tal y como confesó, cuando muera.

“Gracias, gracias, gracias”, repitió al final de su intervención y, con humildad, aseveró que no era merecedor del premio más que por la generosidad de quienes lo otorgaron porque, a sus 75 años, “aún aprendo”.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez Jiménez, destacó, por su parte, que este Premio Nacional de Arquitectura reconoce a un maestro de la arquitectura “sencillo”, que a lo largo de su dilatada  trayectoria ha demostrado su libertad, su independencia y su coherencia y ha sido, además, apasionado de la docencia como “pilar de una sociedad mejor”.

TE RECOMENDAMOS