Quantcast
El tiempo en: Jaén
Miércoles 17/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

“Mi padre trabaja en el astillero de Ferrol hace 6 meses... quiero verlo”

CTM lanza una campaña viral con obreros que tuvieron que salir de Cádiz y sus familias para reclamar empleo digno en la Bahía

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El Gobierno considera prioritario el sector naval, pero sigue sin concretarse carga de trabajo.

La pequeña Hanna se presenta a cámara como la hermana de Andre y María e hija de Jacobo, que lleva seis meses trabajando en el astillero de Ferrol. “Casi nunca lo vemos, no puedo jugar con él”, dice quebrándosele la voz y aflorando a sus ojos. “Quiero ver a mi padre”, añade con un hilo de voz, antes de pedir “carga de trabajo digna para la Bahía de Cádiz”.

Esta niña, cuyo testimonio acumula cientos de likes y comentarios de apoyo en Facebook, protagoniza junto a adolescentes y empleados del sector del metal gaditanos que han tenido que salir de la provincia para seguir ocupados una campaña viral de la Coordinadora de Trabajadores del Metal (CTM).

“Cuando salimos a la calle a reivindicar trabajo no se ve lo que hay detrás, niños, abuelos, que necesitan atención, no solo somos obreros, somos familias que lo pasamos mal”, asegura Manuel Balber, responsable de la organización sindical.

“Hemos querido visibilizar la cantidad de compañeros que tienen que coger la maleta y largarse a Galicia, pero también a Escocia o Bélgica” que no cuentan días, sino cumpleaños sin compartir y kilómetros de distancia de sus personas más queridas.

“Llevo 30 años en el sector del metal, la mitad fuera, lo que me ha producido un desarraigo familiar que me ha llevado al divorcio”, lamenta Antonio Jiménez en otro de la docena de vídeos que han grabado. “No es plato de buen gusto estar fuera de casa”, admite Iván, un joven que, tras seis meses en Francia ha conseguido volver a casa.

Tenemos la mano de obra y las infraestructuras, deberíamos ser potencia en construcción naval y off shore”, apunta Balber. “Lo único que falta -sostiene- es voluntad política” para frenar la sangría laboral.

 

TE RECOMENDAMOS