El tiempo en: Jaén
Sábado 25/05/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jaén

La portada de la antigua iglesia de San Miguel no fue obra de Andrés de Vandelvira

La digitalización de los libros de fábrica de esta antigua parroquia jiennense está ofreciendo información muy valiosa

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....

Siempre había habido rumorología al respecto de la autoría de la portada de la antigua iglesia de San Miguel, trasladada en 1920 a lo que iba a ser el patio del Museo Provincial junto a otra portada del Pósito, pero ahora ya sabemos a ciencia cierta que no fue obra de Andrés de Vandelvira. Su estilo había instaurado la verdad no contrastada que esta portada fue ejecutada por el maestro renacentista, pero la reciente digitalización de los libros de fábrica de la Iglesia de San Miguel ha desvelado que fueron Cristóbal del Castillo y “sus compañeros” Juan de Villar y Pedro, cuyo apellido no se puede leer por el mal estado en el que se encuentran los escritos.

Los pagos a estos maestros canteros confirman su autoría, aunque se desconoce si la influencia de Vandelvira, con el que trabajaron en más de una ocasión, se limitó a un estilo aprendido o llegó a plasmarse en un diseño que los canteros ejecutaron a posteriori, algo que se no aclara en los manuscritos que se están analizando. Este es un dato que, como ha podido saber VIVA Jaén, ya apuntó Pablo Jesús Lorite Cruz en una tesis doctoral realizada en el año 2010.

Estos libros recogen todo lo relativo a la contabilidad del templo desde mediados del siglo XVI hasta el XVIII y se encuentran actualmente en el Archivo Histórico Diocesano de la Catedral de Jaén. Allí ha estado trabajando Juan Cuevas, jefe del Servicio de Archivo Histórico del Ayuntamiento de Jaén junto a Miguel Félix Gómez, encargado de la digitalización de los manuscritos, y Alejandro Romero Pérez, responsable de su transcripción.

Este último desvela que entre las páginas de estos dos libros se encuentran detalles como “las arrobas de vino que gastaba cada año la iglesia, los ingresos que obtenían del alquiler de casas, olivares o diezmos e incluso lo que cobraba un determinado organista. También ha apuntado que “lo más interesante es la información relativa a las obras, porque van a dar mucha información sobre el templo”.

Esta última afirmación ha sido compartida tanto por el deán de la Catedral de Jaén, Francisco Juan Martínez Rojas, como por el concejal de Cultura, José Manuel Higueras, y Vicente Barba, responsable de Patrimonio del Ayuntamiento. “Hacer historia únicamente con arqueología en el fondo ofrece una historia incompleta y yo creo precisamente la digitalización y el estudio de estos libros, junto a la excavación que se están llevando a cabo en San Miguel, se están complementando para recuperar un espacio que es muy importante para la historia de Jaén”, ha defendido Rojas antes de que añadir que está seguro de que estas ruinas “pueden darnos todavía más sorpresas agradables”.

Higueras ha defendido que esta información de los siglos XVI, XVII y XVIII va a tener una “gran importancia” a la hora de interpretar la historia de la antigua parroquia y ha agradecido el trabajo de los técnicos del Ayuntamiento que ha hecho posible su digitalización y va a permitir su estudio.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN