Quantcast
El tiempo en: Jaén
26/06/2022  

Jaén

Las lumbres avivan la tradición

Lleno en las hogueras encendidas las noches del sábado y este domingo, en apoyo a una fiesta arraigada

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Galería de imágenes de las lumbres de San Antón.

Galería de imágenes de las lumbres de San Antón.

Galería de imágenes de las lumbres de San Antón.

Galería de imágenes de las lumbres de San Antón.

Galería de imágenes de las lumbres de San Antón.

Lumbre institucional en la plaza de San Juan.

Lumbre institucional en la plaza de San Juan.

Bendición de animales en la parroquia de San Juan.

Bendición de animales en la parroquia de San Juan.

Las lumbres de San Antón han iluminado un mes de enero de un 2022 que ha devuelto a Jaén una de sus tradiciones más arraigadas. Tras un 2021 de cancelación, este año el Covid-19 ha vuelto a marcar las agendas de las asociaciones vecinales y sectoriales, cofradías y organizaciones sociales. Y es que si en un principio estaba prevista la celebración de 25 lumbres entre el sábado y ayer domingo, finalmente el número ha sido menor, ya que hasta última hora se comunicaron cancelaciones por temor a más contagios.

El fin de semana de lumbres ha culminado este domingo, 16 de enero, con el encendido de la institucional, organizada por el Ayuntamiento, que congregó en la plaza de San Juan a numerosos jiennenses, fieles a la tradición. El alcalde, Julio Millán, junto al concejal de Cultura, José Manuel Higueras, encendió la lumbre, en la plaza que en su momento acogió la sede del Consistorio.

En un ambiente de diversión, quienes acudieron mostraron su ímpetu por avivar el fuego de una hoguera con un escenario del casco antiguo incomparable.   También en la jornada de este 16 de enero, la parroquia de San Juan acogió la tradicional bendición de animales ante la imagen de San Antonio Abad, en un culto oficiado por el párroco Javier Cañada, en el día de la festividad. Perros, gatos, conejos, canarios, hamsters y cobayas, entre otros animales, desfilaron junto a sus dueños y recibieron  las correspondientes bendiciones.    

Las lumbres celebradas el sábado también reunieron a numerosos jiennenses, que en familia y en grupo de amigos, se concentraron en torno a hogueras como la que se encendió en la plaza de La Merced. Fue una de las lumbres más concurridas, donde se escucharon y bailaron los tradicionales melenchones, gracias a las ganas de la Asociación Provincial ‘Lola Torres’ y músicos de la Tuna, que en coro y al calor de la gente, animaron el encuentro. Una vez más, demostraron que no descansan en su empeño de divulgar la cultura y tradición jiennense, en el que las lumbres posicionan a Jaén a nivel nacional.

Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2019, San Antón forma parte de la identidad de la capital jiennense, vinculada al cultivo del olivar. También está ligada a la música y el baile (melenchones), y a la gastronomía, con la degustación de la típica calabaza asada, productos de matanza y rosetas.

Las barras de bar habilitadas, algunas con fines solidarios, calmaron la sed de ocio y ganas de pasarlo bien. Sin embargo, fueron muchos los jiennenses los que llegaron con sus viandas, con el afán de compartir alimentos y bebidas con amigos y vecinos en torno a la lumbre. Entre rosetas, bocadillos e incluso botas de vino, los jiennenses brindaron por la tradición.  

Para el prendimiento de las hogueras, el momento más esperado de la Fiesta de San Antón, no faltó el tradicional ramón, como marca la tradición, ni las ganas de los jiennenses reunidos en hacer que la llama no se apagara. El calor desprendido contagió las ganas de pasarlo bien en dos noches, las del sábado y la de este domingo, de bajas temperaturas que subieron a medida que el fuego de la hoguera convertía en ceniza el ramón del mar de olivos jiennense.

Desde el Ayuntamiento destacaron el “esfuerzo” de todos aquellos colectivos y entidades implicados en la organización de esta edición, tanto asociaciones vecinales como hermandades, cofradías y organizaciones que han tenido libertad para elegir el día de celebración de las lumbres entre el 15 y el 16 de enero, fin de semana por antonomasia dedicada a la festividad del Santo.

Del mismo modo, se valoró el “trabajo  que en estos momentos supone para todos contar con la intendencia necesaria para celebrar estas lumbres”, las primeras que tienen lugar en la nueva normalidad que impone la pandemia por el Covid-19.

TE RECOMENDAMOS