Quantcast
El tiempo en: Jaén
Viernes 07/05/2021

Jaén

Javier Manzano: “Tenemos que mover los cimientos”

El director del Parador está empeñado en convertirlo en un referente gastronómico

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • El director en la entrevista

Hace algo más de un año que llegó como nuevo director a uno de los buques insignia de Paradores, el de Jaén, reconocido por TripAdvisor, la mayor y más popular comunidad de viajeros en el mundo, como uno de los diez mejores castillos con alojamiento de Europa, único en España junto al Parador de Cardona en Barcelona. Durante este año, Javier Manzano ha observado y escuchado a todo el mundo para, antes de ofrecer juicios de valor y dar su opinión sobre Jaén, contar con una amplia opinión formada sobre esta tierra, de la que, como todos los que se acercan al Parador y a la ciudad, destaca que lo más valorado es el “trato de las personas”. Nacido en una de las ciudades más bellas del país, cuyo conjunto histórico es Patrimonio Mundial, Manzano lleva 25 años en Paradores y ha trabajado en 17 de ellos (nueve como director). Por ello, ahora ya como un jienense más, oírle hablar del rico patrimonio de la ciudad y de las oportunidades de Jaén es más un halago para esta tierra que una mera descripción u opinión.


Para el director del Parador de Jaén el paisaje del olivar y su cultivo son una ventaja, una oportunidad respecto al resto de regiones y provincias del país. “Fuera no se tiene la misma percepción que se tiene en Jaén sobre el aceite y el olivar”, asegura Javier Manzano. “Tenemos que mover los cimientos”, enfatiza; “Estamos acomodados”, arguye; “Hay que tener un proyecto común y liderarlo”, sentencia. Y a la pregunta de quién debe liderar ese proyecto no duda un segundo en contestar vehemente: “Los empresarios, la unión”.  Manzano se muestra convencido de que es el año del asociacionismo, de la promoción turística desde la unión.
Por ello, desde su llegada al Parador de Jaén trabaja no solo para mantener el prestigio y el liderazgo de uno de los emblemas de la ciudad, sino para mejorar y adaptar al nuevo turismo, su oferta. Tiene claro Javier Manzano desde hace tiempo que el maridaje entre patrimonio y gastronomía es el que mueve actualmente al viajero. Por ello, quiere hacer del Parador de Jaén un referente gastronómico en toda la provincia. Como los grandes entrenadores, tras su llegada fichó a un gran jefe de cocina, Juan Mora, que con 34 años y conocido de la casa porque trabajó ya en el antiguo Parador de Bailén, ha compartido cocina con uno de los grandes chef españoles, Mario Sandoval (una estrella Michelín). La apuesta está dando sus frutos y cada vez son mejores las valoraciones que los comensales hacen de una carta renovada, tradicional y que apuesta por los productos de la tierra, por Degusta Jaén. “Allá donde esté la calidad estamos nosotros. Yo voy al mercado”, dice. Y esa afirmación le sirve como metáfora de la gestión que practica desde hace muchos años, porque Javier Manzano se considera un comercial. “El mercado está en la calle y hay que salir a por él. Este año he conseguido quitarle grupos a Granada y traérmelos a Jaén”, añade.


Todo ese bagaje se ve respaldado con un nivel de ocupación que está siempre entre el 70 y el 90 por ciento de media todo el año, con muchos periodos de cien por cien en la ocupación. El perfil del viajero que decide alojarse en el Parador es mitad español y mitad foráneo, lo que significa que el nivel de conocimiento y de valoración entre el turismo extranjero es muy alto para mantener un 50 por ciento de alojamiento.


En cuanto a las fortalezas del Parador destaca su ubicación privilegiada y que es un monumento artístico con un entorno privilegiado.  Sobre las posibilidades, Manzano habla de la necesidad de una remodelación, algo de lo que está convencido que no tardará en llegar.

Digitalización
Diplomado en Turismo, Javier Manzano conoció desde pequeño el sector, principalmente Paradores, ya que tanto su madre como su padre trabajaron siempre allí. “Yo no quería estudiar Turismo, pero mi padre se empeñó”, bromea entre risas. Tampoco se veía en Paradores, sino más bien en una agencia de viajes o algo similar; sin embargo, tras 25 años, es un valor seguro en Paradores y ha llevado su gestión y trabajo por algunos de los mejores del país.
Precisamente como conocedor del sector turístico, cree que es imprescindible adaptarse a los nuevos tiempos, y ese es un trabajo que le falta aún a la provincia y sobre todo a la capital. “Jaén necesita digitalizarse”, indica Manzano lamentando que el sector se dedique aún a repartir mapas, catálogos. “Hoy en día la gente viaja con un móvil, con internet y busca en él todo lo que precisa”.
En este sentido, apunta también a algunas otras necesidades importantes para la capital, como es el caso de un Centro de Recepción de Viajeros, una apuesta decidida por la calidad en la oferta turística, una mejor y mayor accesibilidad y un plan claro y concreto de futuro. “Es muy importante tener la predisposición necesaria a los cambios culturales y gastronómicos que se producen, dando respuesta siempre a parámetros nacionales e internacionales”, defiende un hombre que observa el día a día, que busca en su equipo lo que ofrece, seriedad profesional, transparencia y capacidad de resolución ante los problemas.


No le faltan activos a esta ciudad para liderar esa unión que mueva los cimientos de una sociedad apocada, que como dice Javier Manzano, el director del Parador de Jaén, se mueve en “una zona de sombra” que es necesario abandonar para que Jaén, desde la responsabilidad, el compromiso, la unidad, sea capaz de dejar de observar, para hablar alto y claro. La prudencia, el respeto y la experiencia de Javier Manzano le llevó a esperar un año. Mucho menos debería aguardar una ciudad demasiado prudente y respetuosa para hacerlo.

COMENTARIOS