El tiempo en: Jaén
Jueves 03/12/2020

En román paladino

Partidos

La ruptura estaba cantada porque Andalucía es demasiado importante tanto para Podemos como para Izquierda Unida

Publicado: 19/11/2020 ·
12:13
· Actualizado: 19/11/2020 · 12:13
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Teresa Rodríguez y Ángela Aguilera.
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

El pacto antitransfuguismo  contra los políticos que se quedan con los escaños y las asignaciones a los partidos y abandonan el partido o la coalición,   o cambian de partido dentro de la coalición por  el que resultaron elegidos,   ha estado dormido algunos años, pero ha sido  revitalizado  para que censure  como tránsfugas al  nuevo partido  de  los anticapitalistas,  integrado recientemente en  la coalición Adelante Andalucía, registrada,  además, como partido sin conocimiento de sus fundadores. Adelante Andalucía originalmente  era la confluencia de Podemos e Izquierda Unida con algunos añadidos de  pequeñas agrupaciones andalucistas.

El distanciamiento, que comenzó siendo una  simulada ruptura amistosa entre Pablo Iglesias y Teresa Rodriguez,  ha  dado  ahora su verdadera cara de separación bronca por el poder. Estaba en juego si Adelante Andalucía era la rama de Unidas Podemos en Andalucía  -postura de Iglesias y Garzón-  o  una fuerza autónoma    de andalucismo  izquierdista, desvinculada,  en la práctica,  de las organizaciones nacionales y comandada por Teresa Rodríguez.  La simulación ha terminado. La ruptura estaba cantada porque Andalucía es demasiado importante tanto para Podemos como para Izquierda Unida.  El resultado  ha empañado el futuro electoral de todos sus componentes porque está  llevando a la confusión al electorado y a la opinión pública. Bastante ha tenido el personal con informarse de los vericuetos por donde circulan los contagios  del Covid-19 y el reparto  interminable  de la herencia de Paquirri como para poder comprender   las tendencias  de Adelante Andalucía. El enredo legal y parlamentario continuará porque llegará hasta el Tribunal Constitucional. 

Cuando se está en el poder, los partidos  políticos se suelen asentar en la confortabilidad, disminuyen sensiblemente las luchas internas y la confrontación se limita a la pugna por la consecución de los puestos de responsabilidad, de poder y de remuneración. Cuando el poder se pierde, las tornas cambian. Predominan las peleas internas para coger la primera posición para la siguiente posibilidad de acercarse al reparto de poder y a todo lo que ello representa. Este es el materialismo de la política.  Si la política pone en su centro de actuación  a este  tipo de comportamientos de  “gramática parda” se convierte en una actividad verdaderamente repulsiva. 

Los asuntos relacionados con asignaciones y cuentas corrientes le ha quitado toda la poesía e idealismo a la confrontación habida.  Y mientras tanto, entre galgos o podencos, el gobierno andaluz consigue los presupuestos con Vox.

 

COMENTARIOS