Quantcast
El tiempo en: Jaén
Jueves 06/05/2021

Jaén

Jaén puede si...

Este miércoles 28A nuestra provincia está llamada a un acto de protesta, de parada y reflexión por su futuro. Quince minutos de paro y doce horas de debate...

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Jaén puede si...

Este miércoles 28A nuestra provincia está llamada a un acto de protesta, de paraday reflexión por su futuro. Quince minutos de paro y doce horas de debate online.

Lo propone PROA (una asociación de empresarios y profesionales, plural y apartidista) que “predica y da trigo”, es decir, no solo propone, sino que crea valor y da empleo. Son una treintena de socios, unas cincuenta empresas de diversos sectores y cerca de 4.000 empleados. Pero… ¿Tiene sentido un paro general tan corto para un problema tan largo?

Jaén ha perdido 40.000 habitantes en tan solo una década, no crece ni por natalidad ni por llegada de inmigrantes, sino que emigran nuestros jóvenes en edad de tener hijos y envejecemos. ¿Por qué?

No hay una causa única pero sí debería ser unánime el interés y la respuesta para invertir esa tendencia que nos hace más pobres: baja nuestra renta media por habitante, tenemos un paro de los más elevados de España, falta confianza y actitud empresarial para crear empresas y se nos van los jóvenes mejor formados en nuestra propia universidad. Ante esta tendencia que se lleva un promedio de 11 jiennenses cada día tenemos que plantarnos, exigir y exigirnos a nosotros mismos para cambiar esta realidad. La pasividad es la peor solución a cualquier problema.

La extensión del olivar como monocultivo (iniciada en el siglo XVIII), la crisis de la minería en La Carolina y Linares (finales del siglo XIX), el analfabetismo, la Guerra Civil, la dictadura y la poca industrialización (siglo XX) propiciaron una sangría de emigrantes marchándose unos 450.000 jiennenses entre los años 50 y 70 en búsqueda de su supervivencia, dos tercios de las personas que vivimos ahora. La recuperación democrática y socioeconómica no iba a ser fácil. La entrada en Europa supuso un respiro por las ayudas de la PAC a los olivareros, algunas infraestructuras viarias aliviaron el tránsito y pero generaron nuevos efectos (autovías – AVE). La crisis de 2008 y la reciente pandemia han sido, de nuevo, golpes tremendos para una débil provincia que solo aspira, como dice la Constitución, a un necesario equilibrio territorial que no se consigue por falta de inversiones públicas y dinámicas económicas propias para rentabilizar nuestros recursos (aceite, turismo, pymes…).

Resulta fácil echarle la culpa de todo a todos los políticos, incluso a los contrarios de lo que cada uno pensamos. Este paro no es contra uno u otro partido político. Habría que analizar los presupuestos del Gobierno y de la Junta, año a año, para sacar quiénes fueron más generosos o eficaces y quienes más torpes. Sería posible y reto a un experto a hacerlo, pero de aquí a mañana miércoles no parece factible hacerlo con rigor matemático.

Lo que sí está claro es que tenemos que exigir a las administraciones que dejen de engañarnos con palabras, proclamas y promesas y conviertan los proyectos en realidades tangibles, ya, en plazos cortos, porque el problema es muy grave.

La provincia debería subir impulsada por dos motores como una “escalera mecánica”.  Un motor exterior, desde arriba que promueva un proyecto reactivante X2 (equivalente a un COLCE o dos), más infraestructuras (completar la autovía A-32 hasta Albacete y la autovía Torredonjimeno-El Carpio, mejorar ferroviarias como la lanzadera rápida Jaén-Córdoba y la optimización de la vía Jaén-Madrid, entre otras) y más inversiones para favorecer la creación de empresas acordes a la llamada IV Revolución Industrial (transferencia digital, 3D, robótica, energías limpias, etc… de aquí la importancia de captar fondos europeos Next-Generation para Jaén con proyectos convincentes).

Pero esa escalera de ascenso necesita también un motor desde abajo, algo que depende de nosotros: cambiar ideas y actitudes que han mermado la confianza en nuestra provincia; colaborar en la práctica aunque no estemos de acuerdo en todo con nuestro vecino, amigo o, incluso, adversario; potenciar la lectura, la cultura y la creatividad desde la educación, porque son estrategias eficaces en pocos años, como están haciendo otros países que han comprendido que estamos en la Sociedad del Aprendizaje y que solo prospera quien se forma para superar sus retos, para emprender e innovar.

Por todo esto, les invito a informarse (www.proajaen.org) y a unirse a la propuesta de Paro General 28A/15´, como están haciendo numerosas asociaciones profesionales, movimientos ciudadanos, empresas y particulares. Que se unan y lo hagan notar de algún modo. Es el momento de exigir y exigirnos para que la pasividad de ahora no la paguen nuestros hijos mañana. Jaén puede si tú te unes para exigir y exigirnos a nosotros mismos. Demos la cara por Jaén.

COMENTARIOS