Quantcast
El tiempo en: Jaén
Viernes 09/12/2022  

Sevilla

La huelga recrudece aún más el conficto entre taxis y VTC

Los conductores de VTC denuncian agresiones y pedradas por parte de los taxistas y ellos les acusan de incendiarles un coche

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Una de las protestas de los taxistas.
  • Cabify anuncia a sus usuarios que no presta servicio en Santa Justa ni San Pablo
  • El seguimiento del paro ha sido mayoritario y los taxistas piden la dimisión de Carazo
  • La Junta reúne al Consejo Andaluz del Taxi para intentar materializar un acuerdo

La regulación de la actividad de los VTC en Andalucía se ha recrudecido este fin de semana, con suspensión del servicio por parte de Cabify en Sevilla para el aeropuerto de San Pablo y la estación de Santa Justa ante las “agresiones” sufridas, según denuncian, por parte de los taxistas, quienes a su vez denuncian el incendio de un vehículo en la capital hispalense y reclaman la dimisión de la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, ante  su “decretazo”, que será objeto de negociación este lunes en el Consejo Andaluz del Taxi.

Sevilla ha sido este fin de semana la capital andaluza en la que ha tenido mayor seguimiento la convocatoria de paro que finaliza a las siete de la mañana de este lunes pero también ha sido en la que más se ha recrudecido el conflicto justo antes de que el Consejo Andaluz del Taxi se reúna y en el que la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda pretende negociar el decreto de la Junta de Andalucía que regule la actividad de los vehículos de transporte con conductor (VTC) a partir del 1 de octubre.

Suspensiones y agresiones

El recrudecimiento ha llegado a tal extremo que la empresa Cabify, una de las que operan en Andalucía junto a Uber, ha suspendido temporalmente su servicio en la zona de la estación de trenes de Santa Justa y el aeropuerto de Sevilla por los “duros ataques que se están produciendo a los conductores y los coches”, como así lo anunciaba a sus usuarios.

“No tenemos más remedio que evitar la zona de Santa Justa y aeropuerto por la seguridad de los clientes y los conductores”, advierte la app a los usuarios, con un mensaje en el que lamentan esta situación “de la que todos somos víctimas”.

A pesar de este anuncio, la Unión Sevillana del Taxi de Sevilla ha denunciado en sus redes sociales que los VTC seguían prestando servicio, al menos en la zona de Santa Justa.

La suspensión viene precedida por la denuncia de las asociaciones del VTC, Andeval y Unauto, quienes condenaban los ataques sufridos a sus conductores la noche del viernes, con “una docena de conductores” agredidos tanto en Sevilla, en especial en la zona del aeropuerto donde hubo un herido con una pedrada, como en Málaga y “más de 30 coches afectados por el lanzamiento de piedras, huevos u otros elementos”.

Detrás de algunas “graves agresiones” sitúan al taxi, pues explican que “en varios casos, se han identificado como taxistas”.

No son los únicos que han denunciado agresiones. Aunque desde Élite Taxi, una de las principales asociaciones de taxistas de Sevilla, destacaba que la huelga se estaba siguiendo en la capital “por el cien por cien de la flota, exceptuando los servicios mínimos”, sí que la ausencia de incidencias se veía empañada el sábado por la noche cuando “quemaron un taxi en la avenida Kansas City de Sevilla”. “Está claro que fue intencionado y todo apunta a que fueron conductores de VTC”.

De hecho, el presidente de la Federación Andaluza Élite Taxi, Rafael Baena, ha pedido este domingo la dimisión “inmediata” de la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, ante el “decretazo” del Gobierno andaluz que regula la actividad de los VTC en núcleos urbanos.

Mientras, el Consejo Andaluz del Taxi, integrados por representantes de los taxistas, de las administraciones, sindicatos, consumidores y patronales, incluidos los VTC, según la Junta, volverán a reunirse hoy.

La consejera de Fomento, Marifrán Carazo, declaró ayer en a Canal Sur Radio, que confía en que en la reunión del consejo del taxi haya acuerdo, asegurando que la normativa autonómica “no va a dañar el taxi” sino que “garantiza la convivencia tranquila y ordenada con los VTC”.

El motivo de la protesta es el rechazo del sector del taxi a la regulación que prepara la Junta de los vehículos de transporte sin conductor como los de Uber o Cabify a partir del próximo 1 de octubre cuando acaba el período transitorio de cuatro años que el gobierno concedió a las comunidades autónomas para que regularan la actividad de las VTC. Los taxistas aseguran pone en peligro a “10.000 familias”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN